La terminación de las sillas: ¿qué opciones de acabado hay?

Nuestras sillas de hostelería para restaurante se venden terminadas  y listas para usar. La terminación de nuestras sillas se puede hacer de varias maneras: barnizado, teñido, envejecido, lacado o tapizado de la silla.

El precio de la silla varía dependiendo de la terminación, ya que algunos acabados son más caros que otros. Por ejemplo, el lacado resulta más caro que el barnizado debido al coste de la pintura.

El acabado de nuestras sillas para restaurante puede ser:

Barnizado: El barniz es un recubrimiento que proporciona una protección a la madera. El barniz puede ser incoloro (natural) o bien incorporar un tinte.  El tinte altera el color natural de la madera. Hay tintes de varios tonos: nogal, roble, miel, wengué, cerezo o castaño. Aquí puedes ver una muestra de los diferentes barnices.

colores sillas para restaurante

Lacado: El lacado proporciona brillo y color a la madera, al tiempo que la protege. La gama de colores es casi infinita. Hay un catálogo estándar de colores, conocido como RAL, entre los que se puede elegir.

Envejecido: Para conseguir el efecto envejecido, la silla se somete a un tratamiento previo al barnizado. Este tratamiento encarece un poco el precio de la silla.

Tapizado: El tapizado del asiento de nuestras sillas para restaurante por defecto se hace en polipiel, ya que es más duradero y fácil de limpiar que la tela. Hay varios colores entre los que se puede elegir:

tapizado sillas para hostelería

Nota: Los colores C550, C260 y C110 son más caros, ya que se trata de un material ignífugo.

Las sillas también se pueden tapizar en tela. La tela que utilizamos para tapizar las sillas es de gran calidad y procede de un fabricante español especializado en telas para tapizar muebles. Este es nuestro catálogo de telas para tapizar nuestras sillas de hostelería:

MUESTRA TAPIZADOS EN TELA


tela para tapizar sillas de hostelería

Si el cliente quiere, también podemos vender las sillas en bruto o pre-tapizadas, para que el cliente las termine él mismo o las lleve a su tapicero o pintor de confianza.